La historia del bonsái

Los bonsái son una de las tradiciones artísticas más antiguas que aún tienen presencia en la cultura actual, como amantes de la naturaleza no podemos dejar de sentir curiosidad por la historia del bonsái.

No se trata tan solo de tener un árbol en miniatura, este también debe ser capaz de representar una escena de la naturaleza, un todo.

Para los monjes taoistas un bonsái es una representación de la eternidad, el árbol es un puente entre el cielo y la tierra, que a su vez son lo divino y lo humano respectivamente.

¿Qué es un bonsái?

Bonsái es un término japonés, bon significa bandeja o maceta y sai es cultivar o plantar, por tanto puede ser traducido como plantar en una maceta.

El bonsái busca ser una representación en miniatura de la naturaleza. Para controlar el crecimiento se utilizan una serie de técnicas, como el alambrado de las ramas, la selección de brotes y la poda.

Por lo general los bonsáis no superan el metro de altura y pueden pertenecer a cualquier especie de tronco leñoso, los bonsáis no son árboles enanos por naturaleza, es su crecimiento el que se manipula para mantenerlos en miniatura.

Aparte de los cuidados requeridos para mantener su tamaño reducido y guiar su crecimiento, es necesario cuidarlos de afecciones comunes a todos los árboles y plantas, así como específicos de la especie elegida, por ejemplo parásitos y hongos, para los cuales de ser necesario aplicar un pesticida se le usará diluido en agua, adaptando el efecto a lo que puede resistir un árbol miniatura.

Origen del bonsái

La historia del bonsái nos lleva a sus orígenes en China, hace más de dos mil años, cuando se empezaron a utilizar árboles que por distintos motivos naturales habían estancado su crecimiento de forma ornamental.

El cuidado de estos árboles miniatura exigía tiempo y técnica y pronto jardineros expertos se interesaron en ellos y formalizaron la técnica, sin embargo, el cuidado de los bonsái como disciplina artística no se estableció sino hasta el siglo VII, para cuando ya gozaban de gran popularidad entre los nobles.

Al ser la práctica del bonsái un arte que requería de gran paciencia, concentración y experticie, pronto se reconoció su potencial para desarrollar la espiritualidad de quienes lo practicaban, así fue como se desarrollo una tradición que decía que quién podía mantener un bonsái, a través de su espíritu tenía asegurada la eternidad, los monjes adoptaron esta creencia y empezaron a desarrollar el arte del bonsái en sus monasterios, donde era posible ver ejemplares magníficos.

Este curioso arte llegó a Japón en el siglo XII. Fue en este país donde se desarrollo el arte de mantener el tamaño mínimo posible y en base a ello aparecieron los bonsáis más pequeños que conocemos hoy en día, algunos incluso bajo los cinco centímetros de altura teniendo cien años de antigüedad.

Con el tiempo los japoneses contribuirían a incrementar la filosofía y espiritualidad alrededor del bonsái, ligando su práctica a un profundo sentimiento de paz y viendo en ellos la representación de una belleza profunda y delicada en su sentido natural.

La llegada del bonsái a occidente ocurrió en los años setenta. En aquella época el interés por los bonsái fue instantáneo, gozaban de gran popularidad, sin embargo, en este lado del mundo constituían una moda, un interés social, y se les despojó por completo de su sentido filosófico.

Hoy en día el arte del bonsái se practica en variados lugares alrededor del mundo y es posible encontrar asociaciones dedicadas, así como particulares, que lo practican de forma dedicada.

El sentido espiritual asociado al bonsái se ha recuperado, transmitido y mantenido entre sus adeptos, el cuidado de estos pequeños árboles como una actividad recreativa y espiritual lleva este arte a un nivel filosófico artístico con un sentido realmente mágico y sanador.

origen del bonsái

Clasificación de los bonsáis según su tamaño

Por lo general los bonsáis no superan el metro de altura, pero sus tamaños varían mucho e incluso exceden esa altura.

Si bien existen distintas categorías según su forma, el número de troncos en una misma raíz, el material en cual se plantaron, entre otros, la clasificación general se basa en su tamaño:

  • Shito o Keshitsubu: son los más pequeños, todos aquellos que tengan una altura bajo 5 centímetros
  • Mame: los que tienen una altura entre 5 y 15 centímetros
  • Shohin: aquellos que tienen menos de 25 centímetros de altura
  • Komono o Kotate Mochi: los que tienen una altura entre 15 y 31 centímetros
  • Chumono: bonsáis con una altura entre los 30 y 60 centímetros
  • Omono: los que tienen entre 60 y 120 centímetros de altura
  • Hachi-Uye: bonsáis que tienen más de 130 centímetros de altura, no se ven con frecuencia

Clasificación de los bonsáis según su forma

Otra de las clasificaciones ocupadas con frecuencia hace referencia a la forma, o estilo, del bonsái, las clasificaciones en este sentido son numerosas, algunas son:

  • Chokkan: Es la forma tradicional de un árbol, tronco recto y figura vertical
  • Moyogi:  Estilo de crecimiento vertical pero con curvas en el tronco
  • Shakan: En este estilo el tronco se encuentra inclinado, pero hasta un máximo de 45 grados
  • Kengai: Es un estilo con forma en cascada donde la punta del tronco se ubica bajo la base de la maseta 
  • Han Kengai: Similar al estilo anterior, la punta del tronco se encuentra bajo el nivel de la tierra pero no por bajo la base de la maseta
  • Fukinagashi: Imita a los árboles cuyo crecimiento se inclina debido a la acción del viento, por ello la totalidad del árbol se inclina a un costado
  • Neagari: Corresponde a cualquier bonsái cuyas raíces de encuentren expuestas, puede coincidir con cualquier estilo
  • Sokan: Es un estilo de bonsái con dos troncos, uno de los dos es más grande
  • Yose-Ue: Es el arte de plantar varios árboles a modo de bosque. Una curiosidad es que si son más de dos ejemplares el número total siempre debe ser impar
  • Kabudachi: Un bonsái de tronco múltiple
  • Sekijoju: En este estilo el árbol se planta y crece en los huecos de una roca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *