¿Qué es un jardín zen?

Más allá del concepto tradicional, existen jardines totalmente secos, con intrincados diseños de olas sobre las arenas que los componen, en ellos no dominan las plantas ni flores, su significado y belleza es otra. En esta entrada responderé tus dudas sobre qué es un jardín zen, una curiosa práctica que llegó de Asia, como tantas otras que nos encantan, y rápidamente ganó popularidad en occidente, los jardines zen son un jardín para la mente y el espíritu.

construir jardín zen

Origen de los jardines zen

El zen es una escuela del budismo mahāyāna que surgió en la India, aunque se formalizó en China en el siglo VII. Se basa en seguir las enseñanzas de Buda para alcanzar la sabiduría e iluminación más allá del dolor y sufrimiento humanos, el Nirvana.

Con el paso del tiempo, el término zen se desligo de su significado original y se amplió hasta cubrir variadas escuelas y prácticas budistas en toda Asia, en Occidente ganó reconocimiento y popularidad a partir de su llegada en el siglo XX, fundándose numerosas escuelas.

Los jardines zen, sin embargo, son provenientes de Japón, donde se les conoce como Karesansui, y no se ha podido comprobar que en un principio hayan estado realmente relacionados con las prácticas budistas, lo que es innegable es que estos jardines secos tienen presencia en templos donde se practican las enseñanzas del budismo, y se utilizan como medio para facilitar la meditación.

qué es un jardín zen

Características de los jardines zen

Los jardines zen buscan transmitir la tranquilidad y claridad mental de las filosofías budistas mediante el orden y forma de los elementos que lo componen, para ello muchas veces se hace uso del feng shui, disciplina que se enfoca en encontrar la armonía mediante el uso consciente de los espacios. El uso consiente del espacio y los flujos de energía que por el fluctúan dan satisfacción visual y espiritual.

Un jardín zen deben ser una creación que exprese tu individualidad, son personales, no te apresures a copiar el que viste en esa foto que te gustó tanto pues no te será propio.

Un detalle es que estos jardines tradicionalmente no tienen agua, la arena ocupa su logar representando el mar, por lo mismo, con la ayuda de un rastrillo, se hacen diseños de olas sobre ella, tampoco deben necesariamente tener plantas, y de tenerlas deben ser arbustos o árboles pequeños. Muchos jardines son están compuestos solo con piedras y arena, sin embargo, es común que los amantes de la naturaleza añadan plantas como medios para canalizar y permitir el flujo de la energía y también para lograr escenas que sean representaciones más vividas de los paisajes naturales.

En tamaños no hay nada escrito, hay quienes crean jardines zen interiores que pueden estar incluso sobre un escritorio, de tamaño no mayor al de una bandeja. De igual forma un jardín exterior podría ocupar metros de extensión e incluir arbustos de tamaño normal, si quieres un pequeño jardín para tu dormitorio, es posible.

jardín zen miniatura

Componentes de un jardín zen

La forma más tradicional de jardín zen permite el uso de solo ciertos elementos, sin embargo, para expresar tu interioridad puedes permitirte agregar cosas a las que atribuyas un significado propio.

Arena: es la base del jardín zen, representa al mar y, como tal, cubrirá la superficie sobre la que diseñaremos el jardín. Sobre la arena se dibujan patrones de olas ayudados de un rastrillos, estos patrones son uno de los componentes esenciales del jardín y determinan el carácter del mismo. En el caso de jardines pequeños se pueden conseguir rastrillos miniatura, incluso del porte de un lápiz. La arena representa la pureza, elimina las energías negativas y da paso a la tranquilidad.

Piedras y rocas: representan las islas en el mar o las rocas en un río, puedes ordenarlas a gusto, como ya dijimos, lo importante es que te sientas a gusto con tu jardín. Hay jardines, los más tradicionales, que están compuestos solamente por arena y rocas. Las piedras y rocas representan los obstáculos a los que nos enfrentamos y superamos, también representan la experiencia, eternidad y fertilidad.

Agua: como dijimos anteriormente, en la forma tradicional no se utiliza agua, sin embargo en la actualidad es posible encontrar jardines que la ocupen para crear escenas naturales más realistas. El agua toma presencia en forma de fuentes en los jardines más elaborados.

Plantas: se usan árboles y arbustos pequeños, aunque el límite es el espacio, tradicionalmente se usan plantas sin flores. Hay muchos jardines que no incluyen plantas de ningún tipo, tampoco musgo, es completamente opcional. El uso de plantas o árboles pequeños ayuda a que el jardín cobre sentido con respecto a los paisajes naturales, entregan vida, también es posible adornar tu jardín con bonsáis, si quieres leer más sobre el hermoso arte del bonsái entra aquí.

Musgo: muy utilizado para aludir a la naturaleza, el musgo sobre las rocas ayuda a crear imágenes naturales comunes.

Sendero: los jardines de mayor tamaño cuentan con un sendero, por lo general hecho de piedras lisas, que guía el tránsito por el jardín. Este sendero representa el avance a través de las etapas de la vida.

jardín zen japonés

El posicionamiento de todos estos elementos es una tarea que exigirá de ti, no solo de tu creatividad, sino que también de tu capacidad para encontrar el equilibrio en ti mismo y poder proyectarlo. La visión de un jardín zen debe transmitir paz y tranquilidad, recuerda que su función original era la de ayudar en la meditación.

Los patrones dibujados con el rastrillo sobre la arena son en sí una práctica de meditación, estas pueden ser tan simples o complejas como tu prefieras, hay quienes los resurcan incluso a diario como actividad para relajarse y reflexionar. Manipular la arena de tu jardín es realmente satisfactorio, de ahí la popularidad de los jardines de sobremesa, los que pueden ser fácilmente modificados.

Ya debes entender por qué es tan importante que este jardín zen nazca de tu propia mano y visión, si no te sientes a gusto con el resultado puedes reordenarlo cuantas veces requieras, la experiencia obtenida durante la construcción del jardín es igualmente importante que el resultado final.

Al principio del artículo mencionamos el fen shui, el mismo puede darte directrices sobre materiales y formas de distribuir los elementos que optimizarán el flujo de las energías positivas, las canalizarán y guiarán, a la vez que neutralizan y eliminan energías negativas, es algo en lo que puedes querer profundizar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *