¿Cómo preparar plantas medicinales?

Hemos iniciado nuestra enciclopedia de plantas medicinales, la que se encuentra en constante crecimiento y puedes visitar aquí, pero aún no te he enseñado cómo preparar las plantas medicinales para su consumo medicinal.

Obviamente el método varia de planta en planta y hay algunas con las cuales hay que tomar consideraciones, pero las instrucciones a continuación son preparaciones generales que servirán para la mayoría de los casos.

té de plantas medicinales

Infusiones

Las infusiones son la forma más común y sencilla de consumir las propiedades de las hojas y flores de las plantas medicinales.

Pueden corresponder a una sola hierba o a una combinación de estas.

Muchas hierbas guardan sus propiedades en los aceites volátiles, los que se pierden durante el proceso de evaporación. El preparar las infusiones en un recipientes con tapa ayudará a retener estas propiedades y acentuar sus beneficios.

La dosis recomendada dependerá de la planta que estemos utilizando, aquellas con sabores y propiedades demasiado fuertes pueden ser perjudiciales si se consumen con demasiada regularidad o en cantidad excesiva, y otras simplemente no son aptas para el consumo en esta forma, por ello hay que informarse bien sobre la cantidad a beber en cada caso.

La preparación estándar de una infusión en taza es la siguiente:

  • Colocar las hierbas en un colador para tizana (los coladores pequeños que caben dentro de la taza), una cucharadita de hierba si la hierba está seca o dos si la hierba está frescas
  • Llenar la taza con agua recién hervida
  • Cubrir la taza para ayudar a la retención de propiedades presentes en los aceites volátiles, puede ser con el mismo platillo de la taza.
  • Reposar unos 10 minutos

La preparación en tetera es básicamente la misma variando la cantidad total de hierbas en relación a cuanta agua se utilizará.

En el caso de querer guardar la infusión, se debe guardar en un lugar fresco y en un recipiente cerrado.

El consumo estándar (no apto para hierbas con propiedades o sabores demasiado fuertes) es de 3 dosis diarias.

colador de tizana, té de hierbas

Cocimientos

Partes de la planta, como las raíces, las ramas o la corteza, necesitan de un tratamiento más fuerte para poder extraer sus propiedades y sería imposible obtener sus propiedades mediante una simple infusión.

En estos casos las partes de la planta que se vayan a consumir son reducidos a partes pequeñas y puestos a hervir.

En el caso de que se quieran añadir hojas o flores al cocimiento se debe hacer una vez que el cocimiento haya sido retirado del fuego.

La preparación es sencilla y no necesita de materiales especiales, pero hay que tomar algunas consideraciones:

  • Poner las hiervas en un cazo u olla, 20 gramos de hierba seca, o 40 gramos si está fresca, por cada 750 ml de agua
  • Llenar el cazo u olla con agua fría y dejar en fuego hasta pasada una media hora o cuando el líquido se haya reducido a un tercio
  • Poner el líquido en un recipiente a través de un colador

La dosis estándar es de 3 tazas por día, sin embargo para hierbas más potentes podría ser menor.

Para almacenar guardar en un lugar fresco y en un recipiente cerrado, no es recomendable guardarla de este modo por más que un par de días.

Tinturas

Esta técnica proviene de la herboristería europea. Consiste en conseguir beneficios aún más potentes de las propiedades de las plantas dejando que las hierbas remojen en alcohol.

El alcohol a utilizar debe ser bebestible, preferiblemente vodka con hasta 40% de alcohol u otros con sabor más marcado para esconder el sabor de las hierbas más fuertes, nunca deben usarse alcoholes no aptos para beber.

Para hacer tinturas no alcohólicas es posible utilizar vinagre o glicerol en lugar de alcohol.

La preparación es la siguiente:

  • Poner las hiervas en un frasco de vidrio con tapa, usar 200 gramos de hierba si está seca, o 300 gramos de hierba si está fresca, por cada litro de alcohol
  • Verter el alcohol hasta que las hierbas queden completamente cubiertas
  • Cerrar el frasco y sacudirlo con energía por 2 minutos, conservar en un lugar fresco y oscuro por 2 semanas agitándolo nuevamente cada 2 días
  • Extraer el líquido mediante una prensa de vino o una bolsa para tamizar
  • Verter el líquido en botellas cerradas a través de un colador, mantener estas botellas en un lugar fresco y oscuro para mantener las propiedades del líquido

El procedimiento para conseguir una tintura es más complejo que los dos anteriores, pero aparte de alcanzar más potencia en las propiedades de las hierbas permite almacenarlo por más tiempo, con seguridad hasta 2 años.

Los recipientes para almacenar deberían ser preferiblemente de cristal oscuro para evitar que la luz afecte el contenido.

La dosis recomendada, como siempre variable en hierbas más fuertes o condiciones especiales, es de 2 cucharadas diarias diluidas en 25 ml de agua.

tinturas medicinales

Ungüentos

Son grasas o aceites elaborados con hierbas, se aplican directamente sobre la piel.

Son útiles para tratar dolencias de la piel aportando sus propiedades medicinales. La forma más común de elaborarlos es a base de parafina blanda o vaselina.

Los ungüentos varían en consistencia y densidad, para elaborarlos hay que seguir los siguientes pasos:

  • Calentar la vaselina a baño maría hasta que se derrita
  • Añadir las hierbas picadas lo más fino posible, 60 gramos de hierbas si están secas, o 150 gramos si están frescas, por cada 500 gramos de vaselina
  • Dejar en el fuego mientras se revuelve por unos 15 minutos
  • Verter la mezcla en una jarra a través de una bolsa de tamizar
  • Almacenar el frascos de cristal antes de que se solidifique

Para conservar los frascos deben guardarse en un lugar oscuro y fresco, de preferencia usar envases de cristal oscuro para evitar el efecto de la luz. En buenas condiciones pueden guardarse por hasta 3 meses.

La aplicación para la mayoría de las molestias será de 3 veces al día.

frasco de ungüento

Vaporizaciones

Las vaporizaciones son otra aplicación simple, es perfecta para tratar dolencias vía respiratoria al aprovechar los beneficios de las hierbas con componentes antisépticos.

  • La forma más sencilla de hacer una vaporización es con preparando una infusión, para ello:
  • Hacer una infusión de 25 gramos de hierba en 1 litro de agua
  • Dejar reposar 15 minutos y verter en un recipiente
  • Por tu cabeza sobre el recipiente y cúbrete, incluido el recipiente, con una manta
  • Inhala el vapor por 10 minutos o hasta que enfríe, durante este tiempo mantén los ojos cerrados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *